¡Qué lamentable! Otro punto más en contra de los árboles, o sea, de nuestra calidad de vida:
El desgajamiento de un árbol con ramas codominantes.
Con un diagnóstico apropiado y preventivo pudiese haberse diseñado y construído un sistema de refuerzo. Se habría salvado el árbol sin ocasionar
daños. Afortunadamente no hubo víctimas humanas aunque, como dice el artículo, a quién reclamarle por los daños del vehículo.