ARBORICULTURA: UN MUNDO POR DESCUBRIR
UNA NUEVA ALTERNATIVA DE TRABAJO, DESARROLLO PERSONAL Y PROFESIONAL EN NUESTROS PAÍSES
Dr. Daniel Rivas Torres. Arborista Certificado ISA.
Por otra parte, se sabe de gran cantidad de personas que por su edad ya no encuentran empleo fácilmente. Sin embargo, ellas están en pleno uso de sus facultades físicas e intelectuales. La
gente ya no es vieja a los cincuenta o a los sesenta años, al contrario, es cuando mayor potencial y experiencia tienen para desarrollarse en una actividad profesional.
La arboricultura, la ciencia del cuidado de los árboles en la ciudad, ha sido una disciplina tradicionalmente olvidada en las escuelas y universidades. Éstas van atrás de las circunstancias. En
las carreras de biología, agronomía, ingeniería forestal, ambiental y otras que se relacionan con las plantas la arboricultura no hace parte de sus planes de estudio. Si acaso la llegan a
considerar es tan solo como un relleno, una academia superflua a la que no se le presta atención con espacios, profesores, equipos y herramientas apropiadas.
Es así como los árboles en las ciudades se encuentran en condiciones deplorables y no contribuyen como debieran al bienestar físico y emocional de la población. Prácticamente no existen
viveros especializados en la producción de árboles para la ciudad; la selección para la arborización no es correcta, muchos menos su plantación e instalación. Constantemente estamos viendo
problemas con los árboles porque están enfermos, inseguros y antiestéticos. El personal técnico y operativo en las delegaciones y municipios que trabaja con los árboles adolece de la
preparación, entrenamiento y equipos apropiados, emplean técnicas traídas de la jardinería, la agricultura y la forestería que para nada contribuyen a lograr el arbolado de la calidad que se
requiere. No obstante, mucha gente tiene a los árboles en gran estima y reclama a las autoridades su atención profesional.
Quienes de repente se encuentran frente a los árboles y se les pide atiendan su cuidado deben aprender por su propia cuenta para convertirse en arboristas, los profesionales del cuidado de
los árboles urbanos.
Con base en lo anterior vamos a exponer algunas razones por las que la arboricultura ofrece una alternativa práctica, fácil, económica, filosófica y hasta divertida de ganarse la vida, una razón
de ser y a la par convertirse en un útil agente de cambio, colaborador del desarrollo sustentable de nuestra sociedad. Como siempre, este artículo está abierto al debate y a la participación
con sus comentarios de todos los que lo deseen.
1. La arboricultura es importante y necesaria para las ciudades. Los árboles han dejado de ser un lujo. Es imposible concebir una ciudad sin árboles, ellos son
imprescindibles en cualquier proyecto de desarrollo urbano. Los extremos climáticos que estamos padeciendo son amortiguados en gran parte con la correcta ubicación y cuidado
de los árboles. Los árboles proporcionan beneficios sociales, ecológicos, ambientales, estéticos y económicos que ennoblecen y enriquecen la calidad de vida de toda la
población sin distingos de clases sociales.
La plantación apropiada del árbol, aunque parezca trivial, es un trabajo necesario en las ciudades. Se generan
muchos problemas por una incorrecta selección y plantación de los árboles.
2. Con poco dinero es posible emprender un negocio en arboricultura. Son muchos los productos y  servicios que se demandan constantemente, la mayoría con muy
poca competencia. Lo que se requiere es una continua auto educación y preparación con los avances más modernos. No todo es subirse a cortar las ramas de los árboles.
Además porque la mayoría de quienes lo hacen no cuentan con la preparación ni conocimiento para realizar la poda como se debe. La participación en una organización de
arboricultura da la oportunidad de conocer los principales avances de actualidad. La Sociedad Internacional de Arboricultura (ISA), la Asociación Española de Arboricultura
(AEA), la Asociación Mexicana de Arboricultura (AMA), la Sociedad Brasileña de Arbolado (SBA), la Asociación Colombiana de Arboricultura (ACA) son algunas de ellas.
El acolchado es una actividad para ganarse la vida al alcance de quien lo desee. No requiere demasiada inversión.
3. La arboricultura es divertida. Es fácil tomarle gusto a esta actividad. Prácticamente todo el mundo ama y tiene una gran
estimación por los árboles, intuyen todos los beneficios que estos maravillosos organismos nos aportan. Trabajar con los árboles es
una actividad al aire libre que tiene el gran aliciente al saber que ellos nos agradecen con un mejor desarrollo y crecimiento cuando
hacemos bien las cosas. Cada árbol es un caso diferente que reta nuestra imaginación, creatividad y conocimiento. El trabajo con los
árboles ofrece la oportunidad de realizar continuamente ejercicio aérobico y con ello mantener una buena condición de salud física y
emocional.

Además pagan bien por este servicio, en una jornada de 6 horas un arborista acompañado de un ayudante puede devengar un
mínimo de 200 dólares.

Por otra parte, en cualquier lugar es posible trabajar con los árboles; no hay pueblo ni ciudad por pequeños que sean donde no se
requieran los servicios de un profesional de la arboricultura.
No hay limitaciones, todos, hombres y mujeres, pueden subir y convivir con los árboles.
4. La investigación arboricultural en México necesita la capacidad intelectual de los jóvenes. Para los jóvenes universitarios la arboricultura es una fuente de aspectos y
situaciones con los árboles que demandan trabajo de investigación con nuevas explicaciones e innovaciones propias de nuestras condiciones ecológicas y sociales. Existen gran
cantidad de temas y problemáticas que reclaman la dedicación de los académicos. Se requiere hacer investigación propia, difícilmente se encontrarán reportes provenientes de los
países avanzados.
La plaga del muérdago se ha convertido en una verdadera epidemia en nuestras ciudades. Aún no es atendida apropiadamente.
5. La tendencia de las personas que escogen la arboricultura va en aumento. Se ha observado que cada vez es mayor el número de personas que se dedican a ella. L@s
arboristas son ahora más buscados y apreciados. En México, en lo que va del presente siglo la Asociación Mexicana de Arboricultura ha tenido un incremento del 500 por ciento.
Pero es insuficiente porque en todo pueblo y ciudad la gente pide más y mejor atención para sus árboles. Próximamente, en la Universidad Autónoma Chapingo dará inicio el
Diplomado en Arboricultura.
Asamblea de la Asociación Mexicana de Arboricultura
Se estima en más del 75 por ciento la población urbana en México y América Latina. Por diferentes razones la gente ha optado por vivir en pueblos y ciudades en busca de mejores
condiciones de vida. Pero se escucha de las pocas oportunidades de trabajo y empleo para los miles de jóvenes que a diario se incorporan al mercado laboral, muchos de ellos porque
tienen escasa preparación y, paradójicamente, otros también porque cuentan con demasiados estudios.
 
 
 
 
Más información