En su perpetua oscilación entre belleza y utilidad, entre placer y
servicio, el árbol urbano nos da lecciones de sociabilidad.
Parafraseando a Octavio  Paz